Ultramar aparece el El coloquio de los perros
On 6 enero, 2017 | 0 Comments

Los microrrelatos de Rubén Santiago, presentes en una nueva publicación literaria

Antonio Aguilar Rodríguez es el encargado de la redacción de la nueva reseña de Ultramar, presente esta vez en el blog El coloquio de los perros, de la Biblioteca Alonso Quijano.

En esta crítica, atinada de todas todas, se pueden leer los siguientes párrafos:

El libro Ultramar es una novedad pero tiene ya su rodaje feliz. Numerosas presentaciones acompañadas de público y con algo muy especial, algo que no deja de ser una proyección del propio autor: cuidado, cariño e inteligencia. Cuidado, cariño e inteligencia ya desde la expresión, algo que no debería ser noticia, pero que lo es, ya que no siempre se observa y es especialmente molesto en aquellas publicaciones con pretensiones literarias.

Si el libro de Pujante estaba ordenado de una forma curiosa, desde el relato más breve al más extenso, ese relato de la suplantación y sus consecuencias, en este caso Santiago ha optado por bloques bajo un título común que le da cierta unidad temática, pero muy subjetiva en última instancia, como sucede en la propia vida, no es fácil parcelar y en última instancia esa parcelación, estudiada en este caso, responde a criterios más o menos personales. “Los inicios”, “Los misterios”, “Los descubrimientos”, “El vapor” y “Los desafíos”.

El inventario de lugares marinos en el libro es interminable, fruto de una vasta cultura entre lo popular y lo literario: marineros, piratas, autores enzarzados en batallas acuáticas, caracolas, vientres de ballenas, Venecia, tsunamis, tatuajes, capitanes con garfios, buzos, corsarios, tritones, balleneros caníbales, Nautilus, apps para la navegación, ballestillas, astrolabios, botellas con mensajes, barcos fantasmas y textos desaparecidos, Moby Dick, patos de goma (amarillos), Julio Verne, La Antártida, Platón, el Titanic… tienen cabida en el libro, aparte de la hermosa reproducción del African Queen, con Bogart fumando en la popa, que también tiene su sitio en este libro, por eso de los ríos que van a dar a la mar, aunque en la película desembocara en un lago.

 

La crítica al completo:

http://elcoloquiodelosperros.weebly.com/la-biblioteca-de-alonso-quijano/ultramar