Sones de Iemanyá, una historia puramente real
On 3 septiembre, 2018 | 0 Comments

Crítica sobresaliente de la obra de JB Rodríguez Aguilar en LIBROS Y LITERATURA

Sones de Iemanyá, la novela de JB Rodríguez Aguilar (MALBEC EDICIONES), ha obtenido grandes alabanzas en la web LIBROS Y LITERATURA; la crítica destaca la pureza de esta historia bajo el género del realismo mágico, «en la medida en que el autor nos da una historia puramente real, con personajes muy verdaderos e historias muy creíbles y, de repente, introduce un elemento místico con toda la naturalidad del mundo. Como si fuera evidente que ese elemento pertenece a la realidad y nadie lo pudiera poner jamás en duda».

 

Para LIBROS Y LITERATURA, «esa mezcla perfecta es lo que hace que no se pueda catalogar como ciencia ficción ni tampoco como novela realista«. Es algo muy difícil de conseguir, porque lo fácil sería coger un género, ya sea ficción o realidad, y desarrollarlo íntegramente. Pero saber mezclar los dos géneros como si fueran indivisibles e ininteligibles el uno sin el otro, es donde radica la verdadera dificultad».

El autor, a juicio de LIBROS Y LITERATURA, «salva esta situación perfectamente y nos da una novela, Sones de Iemanyá, con tintes de realismo mágico que encantará a todo aquel que ame a Márquez o a Vargas Llosa«.

Jorge y Amanda

En esta novela encontramos dos protagonistas que viven en dos tiempos distintos. Por una parte está Jorge, cantante, que vive a finales del siglo XX y que se enfrenta a una de las mayores oportunidades de su carrera: sustituir al cantante principal de La traviata, pudiendo demostrar entonces su valía.

Y, por otra parte, encontramos a Amanda, que vive en el Brasil de los años sesenta, época difícil por el golpe militar que sufrió el país entonces. Amanda es bailarina y gracias a la gira que va a realizar conocerá a un hombre que le robará el corazón, un hombre rico que trabaja para una petrolífera. 

Las vidas de estos dos personajes están irremediablemente unidas. Y entre estas dos historias encontraremos los mitos del mar y de la diosa Iemanyá, que le dará a esta novela un punto mágico y místico.