•  

    SONES DE IEMANYÁ cuenta una historia de pasiones ligadas a la música y al mar. Dos tramas se suceden de principio a fin en esta novela de caminos cruzados, hasta fusionarse al final:

    Una en Madrid, a finales del siglo XX, en un ambiente muy musical. Jorge, un estudiante de Canto frustrado y algo neurótico, vivirá un auténtico torbellino al enterarse de que debe sustituir a su compañero en el papel principal de La Traviata. Y más aún cuando sepa que su gran ídolo, el tenor Alfredo Kraus, lo escuchará cantar.

    Los miedos de Jorge hallan contrapeso en su novia y psicóloga personal, Marta, quien estará a su lado hasta que, por casualidad, descubran la sorpresa que la vida les tiene reservada, tan inconfesable como real…

    La otra en Brasil, en la década de los 60 y 70. Coincidiendo con el golpe militar de 1964, Amanda, una mulata sensible y apasionada, bailarina en una modesta compañía de ópera de gira por el nordeste de Brasil, conocerá al amor de su vida, el argentino Mauricio Larramendi, que trabaja en la principal empresa petrolífera del país. Ambos serán víctimas de la convulsa situación política de Latinoamérica en la época. Y el mar, personificado en la figura mística de la diosa Iemanyá, el telón de fondo para su drama.

    El azar, el destino, las creencias, la música, el mar…, en definitiva, la vida y la muerte, se dan la mano en Sones de Iemanyá para desplegar esta ficción entre dos aguas: la del realismo mágico y la de la conmovedora realidad.  

     


  • Los dientes de león son trocitos de nubes que han echado raíces porque tienen miedo a volar.

    Esas palabras que Diana dice a su pequeña, reflejan la forma en la que ella se ha sentido durante el último año. La muerte de su marido de forma inesperada descose por completo su día a día y durante un tiempo va dando puntadas a ciegas.

    El dolor, vestido con traje oscuro y sonrisa torcida, es su nuevo compañero de piso y la acompaña en el descubrimiento de una traición que no esperaba. El miedo, como un borrón de carboncillo, oscurece algunas de las decisiones que debe tomar. Este libro es el viaje por el interior de una mujer que no sólo ha perdido a su marido, sino que también ha perdido la confianza en ella misma y en los demás.

    Rodeada de gente que la quiere y que la obliga a mirar hacia delante, Diana va creciendo a cada paso que da como persona y como mujer, y poco a poco va haciendo un hueco a la posibilidad de volver a amar. Con esta historia conocerás a una mujer de hoy, contemporánea, real, que se equivoca, que se esconde, que no es tan fuerte como pretende, que se enfada.

    Pero que, a la vez, es una mujer inteligente, con un irónico sentido del humor y que es consciente de sus errores. Diana va soltando las raíces que la sujetan al suelo y se ve más capaz de dejarse acariciar por una suave brisa y volar como diente de león.

    Reflexiva, dura, emocionante, puramente sentimental, cautivadora, impredecible, romántica, profunda…

     

    EPILOGO:

    EPÍLOGO COMO DIENTE DE LEÓN