Blog

presentacion noches de oba-oba jb rodriguez aguilar
EL LOCAL BRASILEÑO FUE REFERENTE DE LA MOVIDA MADRILEÑA DE LOS 80

Madrid recibió con los brazos abiertos la nueva novela de JB Rodríguez Aguilar: NOCHES DEL OBA-OBA, editada por MALBEC dentro de su COLECCIÓN MATRICE.

Fueron muchos los asistentes que llenaron MundoSonoro, espacio musical idóneo para estrenar esta novela que rinde tributo a un local de aires brasileños que fue referente de la movida madrileña en los 80 y que estuvo abierto al público durante más de 30. Al acto asistió, de hecho, el socio fundador del OBA-OBA, Julio Pavón.

Como el propio JB Rodríguez Aguilar relata en su web, “icono de la música y de la cultura brasileñas, el Oba-Oba fue fundado por el empresario madrileño Julio Pavón en el año 1982, y permaneció abierto durante más de treinta años como un referente de la vida nocturna de Madrid”.

El OBA-OBA ocupaba un sótano de la calle Jacometrezo, muy próximo a la Gran Vía y colindante con el famoso Café Berlín. En él se celebraban, sin interrupción, conciertos de samba, forrósertanejo y otras músicas tradicionales de Brasil, dando acogida a destacados artistas y bailarines de tales géneros, así como a un público siempre fiel”.

A lo largo de su prolongada vida como local nocturno, recibió asimismo la visita de relevantes personalidades brasileñas, como el escritor Paulo Coelho, o el que luego se convertiría en presidente de Brasil, Lula da Silva, que lo visitó en la compañía del Cacique Juruma, representante político de las tribus indígenas brasileñas.

Fue también punto de encuentro para artistas y famosos de la movida madrileña, como Almodóvar y su troupe, el Gran Wyoming, actores como Paco Rabal o Javier Bardem, cómicos como Pedro Reyes o Pablo Carbonell, etc.

Con el libro, el autor “quería rendir tributo a esa caverna maravillosa e impredecible que era el Oba-Oba; un escenario de magia y deslumbramiento, donde cualquier cosa era posible en torno a la samba y la música en vivo. Así surgió Noches del Oba-Oba, una novela de caos y fantasía, como el local del que bebe su esencia”.

El protagonista de NOCHES DE OBA-OBA

El protagonista de la historia es un guionista de series, en plena crisis creativa y existencial, quien descubre por azar el Oba-Oba una noche.

Tras esa primera y catártica experiencia, nuestro narrador abandona temporalmente su atonía vital, así como la escritura de guiones para la que ya no se siente muy inspirado, y decide abrazar la mundanidad.

De este modo, noche tras noche, se sumergirá en ese submundo en compañía de Fabio, su particular partenaire, con quien vivirá un sinfín de andanzas y enredos.

Junto a él, se sentirá protagonista de un guion sin reglas, que acabará por transformarlo personalmente.

El proceso de escritura de esta historia, señala su autor, “ha sido de los más exigentes para mí. Me había propuesto que, al igual que su protagonista se deja mecer y arrastrar por el flujo de los acontecimientos, la narración fluyera del mismo modo, sin un guion ni andamiajes previos. La búsqueda de una escritura completamente fluida, desvergonzada, creativa y casi automática, resultó mucho más complicada de lo inicialmente previsto”.

Crecimiento literario del autor

Noches del Oba-Oba “me ha servido para crecer literariamente, al desinhibirme y desnudarme como autor; así como para abordar temas-tabú, que nunca antes había tratado: el mundo de la noche, el baile, el libertinaje, la necesidad de seducción, el alcohol, el sexo…

Detrás de todas las aventuras que se narran con descaro en el libro, “hay una poderosa reflexión sobre el desasosiego, la soledad y el extravío que asuela a los habitantes de la noche. También sobre la amistad que los une en torno a cierto hábitat asombroso. En última instancia, se trataba de rendir un homenaje literario a un lugar mágico, hoy tristemente desaparecido, y cuya memoria he pretendido reivindicar con humor, imaginación y buenas dosis de nostalgia”.

«Noches del Oba-Oba», un tributo literario

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *