Blog

libros literatura
Cerca del 90 por ciento de escritores venden menos de 50 ejemplares

70.000 libros publicados al año en España (formato físico) de más de 20.000 escritores. Una barbaridad. Una locura. Un sector en alza, dirían algunos. Para otros, las editoriales se estarán forrando. Pero lo cierto es que el sector del LIBRO es un sector saturado, cada vez más amenazado y distorsionado por las autopublicaciones y las publicaciones de baja calidad que atosigan a libreros, librerías y lectores pero que hacen el agosto a las imprentas mediadas y grandes que se hacen pasar por esas editoriales (llamadas de autoedición).

Hace escasas fechas, ZENDA LIBROS publicaba un informe en su web donde se señalaba sin tapujos que «el mayor problema estructural del sector del libro es el exceso de novedades literarias: el 86 por ciento de los títulos que se ofrecen venden menos de 50 ejemplares al año». Todo ello según un estudio presentado en el XXV Congreso de las Librerías, que destaca que solo el 0,1 por ciento vende más de 3.000.

Para el editor de MALBEC, Javier Salinas, esta triste realidad es la que impera en el campo literario en España. «Los títulos que venden más de 3.000 ejemplares, muy poquitos en España, lo concentran los dos grandes grupos editoriales que están haciendo del sector un espectacular duopolio del que pocos hablan o quieren hablar».

No se venden ni los churros

Por desgracia, las ventas de títulos en librerías de autores desconocidos, por ser precisamente desconocidos y por no operar dentro de las dos grandes editoriales «son nulos, escasos, de apenas una de decenas de libros, y lo digo por sufrida experiencia», algo que hace que el día a día en MALBEC «sea muy complicado».

De hecho, «puedo confirmar abiertamente con autores MALBEC que son directores de cine, guionistas consagrados que han publicado con PLANETA, o que han protagonizado series de televisión en prime time en España no han sido capaces de vender ni 30 libros en librerías. Es algo trágico y que sufrimos los pequeños editores y editoriales como MALBEC».

Apoyo municipal: CERO

Por desgracia, además en Cartagena, ciudad sede de MALBEC, el Ayuntamiento «jamás ha adquirido ni ha tenido la intención de adquirir ni de apoyar a la editorial desde el punto de vista económico y eso que hemos editado libros de los cronistas de Cartagena. Una vergüenza», apunta Javier Salinas.

Ante todo ello, el editor de MALBEC muestra su extrañeza cuando algunos de esos «autores desconocidos que no venden ni una decena de libros se atreven a recalcar de forma previa y exigente, quizás por su cara bonita, que solo quieren ser editados por lo que consideran una editorial tradicional«.

Y eso ¿qué quiere decir? Muy sencillo. Como afirman: desean que su novela (normalmente no revisada y repleta de erratas, faltas ortográficas y sintácticas) sea editada y distribuida con un mínimo de cientos ejemplares en papel por España y parte del extranjero puesto que su obra es única, magistral, extraordinaria. Un regalo de la Naturaleza. Mientras, ellos, suelen afirmar que son escritores «pero no comerciales y que eso de ir a firmas, presentaciones y ferias no va con sus cuerpos».

Lo real es que editoriales como MALBEC no pueden subsistir si el autor no vende de forma directa un mínimo ejemplares, aunque no sea muy grande. «De esa manera, al menos podríamos sufragar el gasto del papel, ya no digo el propio de edición y revisión, que son muy elevados». Pero ni por esas.

Escritores fantasiosos, estrellas cutres

Sin embargo, como aclara Javier Salinas, esos escritores fantasiosos cuando ven que nadie les publica bajo sus condiciones de «escritor estrella brillante-lustrosa-digna-lujosa» terminan plegándose a las imprentas o supuestas editoriales llamadas de autoedición (que son imprentas) con pseudoproductos que saturan el mercado: pura caca… Y las imprentas-editoriales llenándose los bolsillos frente a las pequeñas editoriales, que siguen sufriendo las consecuencias de esos escritores-tontoestrellas.

Por otro lado, y en el caso de MALBEC, el beneficio neto de un libro vendido en una librería, tras descontar el coste de producción, distribución y transporte, regalías, punto de venta, es menor al 5% por ejemplar. MENUDA GANGA. «Lo triste es que algunos subn*** e hi*** y ca*** se creen que… » Y no sigue Javier Salinas.

En definitiva, MALBEC, por poner un ejemplo, recibe al año cientos y cientos de propuestas. «Escogemos sobre un 5 por ciento; pero lo curioso es que mucho de esos que rechazan publicar con nosotros terminan imprimiendo el libro de forma muy cutre o imprimiendo en autoedición. Luego las ventas son nulas, escasas y al final el autor tiene que tomar la determinación de vender algunos de esos libros de modo propio, aunque era de eso de lo que se quejaban, Menuda especie y menudo sector el del libro…», sentencia Javier Salinas, que prefiere no seguir expresando lo que realmente piensa.

 

Un Comentario

    • Pedro Nicolás

    • 3 meses hace

    Es una triste noticia para el mundo literario. Ojalá se pudiera reconocer el talento y las joyas que Malbec ofrece a sus lectores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.