Blog

La rana verde libro

AIDA ISABEL ARCE firmará ejemplares el 22 de octubre en CASA DEL LIBRO Cartagena

LA RANA VERDE, de Aída Isabel Arce Aguado «exuda talento en cada párrafo, un talento impredecible». Así lo apunta en su última reseña el digital especializado LECTURAS LATERALES. Además, la joven escritora firmará ejemplares de la segunda edición del libro durante toda la jornada del 22 de octubre en CASA DEL LIBRO – ESPACIO MEDITERRÁNEO de Cartagena.

Desde LECTURAS LATERALES se asegura, como recomendación inexcusable para leer LA RANA VERDE, que se trata de una «obra superior, de una madurez y sensibilidad que acogotan hasta aplastarte y caer rendido«.

La riqueza de la novela se halla en su profundidad, «en la maestría de hilvanar una historia dentro de una estructura compleja repleta de voces que transitan al son de las grandes canciones de rock de los setenta en un antiguo lupanar de Cartagena».

Aída Isabel Arce «impregna con su espíritu a todos los personajes y los recrea en un escenario de aparatosos sentimientos y duras reflexiones con la misma virulencia que la infinita llama de una tea». «La genialidad, la frescura y el talento innato son aspectos que más que de sobra ostenta esta magnífica escritora, con un porvenir envidiable».

En resumen, en LA RANA VERDE el lector puede encontrar «una fantástica prosa de un lirismo excelente que te hipnotiza durante todas sus páginas y que se saborea con profusión. Mis más sentidas felicitaciones a MALBEC EDICIONES por esta arriesgada e inteligente apuesta».

Por ello, este viernes, 22 de octubre de 2021, los lectores de Cartagena tienen una oportunidad única para conocer los entresijos de LA RANA VERDE, ambientada además en la ciudad, y sobre todo a su joven autora, una joven cartagenera de talento extraordinario».

Sinopsis:

Cartagena, año 1977: Arturo un joven escritor de 21 años, amante de las letras y profundo admirador del poeta francés Arthur Rimbaud, nos ubica dentro del famoso lupanar de La Rana Verde, donde se encuentra, después de cinco largos años y por casualidad, el rostro querido y familiar de una amiga de la infancia.
Amalia, dulce y olvidado recuerdo de ojos marrones, volvía a través de la niebla, la distancia y el tiempo, para desordenar su vida y su cabeza, sus amistades y decisiones, para arruinar su vida entera. Ella, después de todo, había sido la única que le había mostrado un atisbo de cariño, una mueca feliz en su tierna infancia, quien le había tendido la mano y el corazón a pesar de todos, quien le defendía…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *