Blog

libros costes
MALBEC repunta gracias al lanzamiento de títulos fascinantes en este 2022

Crisis sobre crisis y tiro porque me toca. Es la interminable e agitadora situación del sector editorial y literario en España que repunta debido al aumento de la inflación, al sobreesfuerzo derivado del aumento estratosférico de los costes de producción unido todo ello al descenso paulatino de las ventas especialmente en papel.

El colapso ocasionado por el parón industrial durante la pandemia, unido a la inflación y la subida de costes de la energía y el transporte han encarecido las materias primas y congestionado las cadenas de suministro en todo el mundo. El papel no ha permanecido ajeno a esta situación. Tras agotarse los stocks y aumentar la demanda, comenzó el desabastecimiento y el sobreprecio. Dependiendo del tipo y el gramaje, según se trate de pulpa para prensa, publicidad o libros, el incremento ha ido del 35% al 50%, según fuentes editoriales. Quienes lo están pasando peor son los editores más pequeños, porque ellos compran en menor cantidad…

Así arranca un amplio reportaje de ABC que aquí enlazamos (ABC sobre la crisis del sector editorial) y que se puede analizar desde varias vertientes como vamos a hacer ahora en MALBEC EDICIONES.

Una realidad muy tozuda

La realidad es muy tozuda: desde enero, gran parte de los costes de producción han aumentado entre un 30 y un 40 por ciento, entre ellos, los relacionados con las energías y con el precio del papel y por ello del producto denominado LIBRO. Eso hace que, como en el caso de MALBEC, si no se repercuten esos sobrecostes en el PVP del ejemplar, la rentabilidad neta por libro no supere el 5 por ciento. «Con ese escaso nivel de ganancias es difícil sobrevivir», apunta el editor de MALBEC, Javier Salinas.

Y es que sobre el PVP de un libro hay muchas «mordidas» dentro de la línea tradicional de venta.

De un coste de producto que ha aumentado un 30 por ciento hay que unir el aumento de la energía que repercute directamente en el transporte y distribución de los ejemplares que hace la propia editorial o bien a distribuidora o bien a través de ventas directas, etc.

Estos costes que nacen de la creación propia del producto abarcan los costes fijos empresariales, los costes de producción globales (revisión, corrección, maquetación, diseño, papel, distribución) y el anticipo en la mayoría de los casos de pagos a imprentas mucho antes del cobro por las ventas.

Mayores costes de producción

Esos costes, en el caso de MALBEC, que por desgracia trabaja con tiradas pequeñas, suman alrededor de un 30 por ciento del total. Otros costes son los de la distribuidora, que alcanzan un 20 por ciento o incluso más, y los del punto de venta, que van desde el 30 por ciento al 45 por ciento. El 10 por ciento se van para las regalías al autor.

Es decir, en muchos casos, la editorial, en el terreno de la venta tradicional que implique todos estos agentes, va a pérdidas o a beneficios que no superan un 5 por ciento. «Esto se transforma en miseria», apunta Javier Salinas, y en «dificultades graves para subsistir. De hecho, estos meses están cerrando muchas editoriales pequeñas o cambiando su forma de hacer ante la imposibilidad de mantener este discurso tradicional».

Venta editor-escritor-lector

MALBEC EDICIONES considera que es cada vez más importante, como está sucediendo en otros sectores, la venta directa de editor-escritor-lector; «única forma de que los beneficios por ejemplar alcancen un 30 por ciento tanto para editor como para autor».

Así pues, «para nosotros y con el sano fin de sobrevivir, es fundamental que el creador se implique en el campo y terreno de la venta aunque sea algo que guste a pocos»: ventas a través del canal tradicional en librerías y venta directa autor-lector.

Javier Salinas asegura que en un futuro no muy lejano, el abanico de editoriales pequeñas se irá reduciendo y las que queden «tendrán que trabajar en gran medida, o al menos contar con un 50 por ciento de las ventas, a través de este sistema o dentro de la denominada producción bajo demanda».

Y por fortuna, gracias a los lanzamientos de este 2022, libros extraordinarios de autores maravillosos, «estamos subsistiendo y lo pensamos seguir haciendo en un futuro con nuevas propuestas y formas de trabajar tendentes a esquivar el futuro cercano de coste inflacionista»,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.