Feliz día del LIBRO, felices LECTURAS
On 23 abril, 2018 | 0 Comments

Leer abre las puertas al conocimiento y expande la imaginación

23 de abril, DÍA DEL LIBRO, un día grande para escritores, lectores, editores, distribuidores, librerías y puntos de venta de libros… Al menos así debería ser. Es el día de celebrar algo muy GRANDE: el libro abre las puertas al conocimiento y expande la imaginación, especialmente en edades tempranas. Eso y cientos de cosas más beneficiosas para nuestra salud mental.

LEER Y LOS LIBROS, según Comunidad Bartz:
  1. Aumenta nuestra curiosidad y conocimiento.
  2. Nos mantiene informados.
  3. Despierta nuestra imaginación.
  4. Alimenta la inspiración y hace que surjan ideas.
  5. Nos permite conectar y ponernos en la piel de otras personas / personajes.
  6. Ejercita a nuestro cerebro: despierta vías neuronales, activa la memoria…
  7. Nos hace recordar, conocer y aprender.
  8. Libera nuestras emociones: alegría, tristeza, cólera, miedo, sorpresa, amor…
  9. Nos mantiene ocupados, entretenidos y distraídos.
  10. Permite que desconectemos y que nos evadamos del mundo.
  11. Permite conocer / descubrir / explorar mejor dicho mundo.
  12. Nos permite conocernos mejor a nosotros mismos.
  13. Hace que podamos compartir / recomendar nuestras lecturas: noticias, libros, artículos…
  14. Ayuda a la comprensión de textos, mejora la gramática, el vocabulario y la escritura.
  15. Facilita la comunicación.
  16. Hace que podamos sentirnos activos.
  17. Y que podamos concentrarnos.
  18. Permite la relajación, el descanso e incluso es capaz de reducir el estrés.
  19. Hace que podamos investigar sobre los temas que más nos interesan. Nos permite crecer como personas.

Y así es y todos lo sabemos, especialmente los que estamos involucrados y participamos de (como MALBEC EDICIONES y su editor, Javier Salinas) la CULTURA LITERARIA.

Sin embargo, la lectura y los libros están misteriosamente y tristemente denostadas en nuestra sociedad actual y escasamente protegidas por las diferentes administraciones y nuestros políticos (de cualquier signo político), los medios de comunicación e incluso muchos sectores que viven de ambas cuestiones. ¿Por qué sucede?

La situación para el sector del libro es muy crítica debido a que cada vez se compran menos libros pero, lo que es más lamentable, cada vez se lee menos. La lectura no ‘pone’ a esta sociedad, no ‘mola’ y muchos jóvenes piensan que es algo de “viejos y atrasados”. Es decir, nos encontramos con un problema de educación, desde la base, cuyos responsables somos todos; padres, madres, educadores, políticos…

Sistema educativo

El sistema educativo actual no premia, ni potencia ni favorece la compresión oral o escrita. Todo lo contrario; se priman los conocimientos técnicos y matemáticos en general y cada vez hay menos hueco en las clases para la lengua y literatura.

Desde pequeñitos, en los colegios no se dedican horas a la lectura, a la escritura, a las redacciones, a los debates frente a los libros. Los maestros y profesores además se muestras apáticos y rendidos. “Es lo que hay, es el sistema educativo, no podemos hacer nada“. Y es totalmente falso.

Los centros educativos ni priman a sus alumnos por la lectura, ni la fomentan, ni tampoco priman a sus docentes ni les apoyan. Malbec Ediciones se ha encontrado con las puertas cerradas de muchos colegios e institutos. Nos ven como entes molestos que solo les valemos para rellenar sus semanas culturales a cambio de cero euros y de no poner muchos problemas.

Papás y mamás

Luego los papás y mamás suelen tener un problema añadido. La mayoría no leen y no compran libros, que ven como puros objetos decorativos de estanterías que además ocupan mucho sitio. El libro se concibe como un mero gasto y no como una inversión literaria. Es lo que maman nuestros hijos, es la educación que reciben tanto en casa como en los colegios…

Y luego está la clase política y las administraciones públicas. Pues imagínense; personas sin formación en su mayoría que falsean sus títulos y currículum. De ellos poco se puede esperar como así sucede en días tan señalados como el 23 de abril, DÍA DEL LIBRO, de la lectura, de los derechos de autor. Amigos, muchos no saben ni lo que es un libro. Y como dice mi alcaldesa, “yo es que no tengo tiempo para leer”. Por ello, desde las administraciones, donde no hay tiempo para leer, poco se hace por defender la literatura, sus autores y editoriales, promocionarlas o luchar por ellas, y mucho menos por invertir en la edición de un libro.

Y como dice mi alcaldesa, “yo es que no tengo tiempo para leer”. Por ello, desde las administraciones, donde no hay tiempo para leer, poco se hace por defender la literatura, sus autores y editoriales

En el caso de MALBEC EDICIONES, editorial radicada en la ciudad de Cartagena, ha visto que el apoyo y las ayudas en cualquier índole relativa a los libros que edita ha sido nula y evidentemente la culpa no la tienen los funcionarios y trabajadores municipales de Cultura. Pero es muy lamentable que, por ejemplo, jamás se haya contado con MALBEC o cualquier autor de nuestra editorial en Cartagena para el desarrollo de actividades, la promoción de libros o al menos una adquisición mínima de libros para la Red de Bibliotecas.

Y es que es muy triste ver que en las bibliotecas municipales de tu localidad, la administración más cercana no tiene la dignidad  ni la vergüenza de adquirir al menos libros de autores de su ciudad, o libros que hablan de la cultura o de la historia de su ciudad… Claro, que de eso entienden bien poco…

Sector de la comunicación

Lamentable también el sector empresarial de la comunicación y medios privados en este país. Hoy, un día tan señalado, apenas dedican espacio, como apenas hay espacio en la sección de cultura para hablar de libros y autores. Tampoco lo hay en los grandes telediarios ni programas destinados a la promoción de la lectura. Sálvese quien pueda…

NOSOTROS seguimos contribuyendo al mundo de la lectura y del libro, dando cabida al mayor número de autores posibles, intentando promocionar, dentro de nuestras posibilidades, la cultura literaria.

También, por fortuna, hay gente que ha apostado por el libro y la cultura de forma altruista y dejándose la piel en la organización de múltiples eventos literarios y organización de encuentros y ferias literarias sabiendo que el apoyo era nulo. Me refiero, en el caso de Cartagena, a Antonio Parra y Paco Marín, verdaderos promotores culturales, de la lectura y del libro en CARTAGENA