novela contemporanea

La carga

0.00

Esta historia de abandonos, desencuentros y venganza transcurre entre los dos territorios fantásticos que componen fundamentalmente el universo narrativo propio del autor, como son la ciudad de Capital y el pueblo de Villa, y que aparecen en sus novelas y cuentos de manera recurrente como símbolo de la decadencia y de la corrupción.

El protagonista del relato, que responde al nombre de Castro, trabaja como corrector en un pequeño periódico de la ciudad, y su vida está marcada por un pasado que le pesa y lo acosa constantemente, sin que nadie sepa muy bien las razones ni el reparto de las culpas.

Este pasado y el silencio obstinado de Castro sobre el mismo hacen que la comunicación y la salvación se hayan vuelto imposibles, y que la única salida aparente sea la repetición de los errores anteriores, como si todos fueran incapaces de aprender de ellos. Por este motivo, la vida del protagonista oscila entre la amargura, el fastidio y el tedio cotidianos.

La aparición repentina de un muchacho venido del pueblo maldito y relacionado con ese pasado al que Castro tanto teme revolverá esta calma tan extraña. Y también marcará el comienzo de una serie de confesiones y de miserias que irán poniendo al descubierto las debilidades de todos los personajes, las obsesiones que los inquietan, las fabulosas mentiras sobre las que han ido construyendo sus vidas, así como una gran cantidad de secretos y de miedos muy profundos, de los que ninguno de ellos estará completamente a salvo.

Que me jodan

0.00

Nuria Gago: «Ejercicio salvaje de poesía callejera»

Darío lo ha perdido todo. Se ha perdido a sí mismo, su lugar en el mundo. Su pasado le persigue asfixiándole y la culpa le ciega. En su propia búsqueda o en su asumida derrota existencial, únicamente encuentra una vía: la autodestrucción. En este personal, extraño y crudo mundo tropieza con Inda, un anciano vagabundo y alcohólico cuya vida quedó marcada por la desaparición de la que fue el gran amor de su vida.

Cuando Darío está a un centímetro de dejarse caer al vacío, convertido en animal sociópata, un acontecimiento imprevisto le obliga a reflexionar y tomar la decisión de su vida.

La lealtad hacia su colega le llevará a atravesar un camino de redención para facilitar el encuentro del viejo con su antiguo amor.

«Que me jodan está llena de personas perdidas que buscan salidas o hacer mutis por el foro, está llena de frases maravillosas y de pensamientos tan surrealistas que rozan la brillantez…»
«El viaje está repleto de curvas, de baches, de polvo, de insectos y no hay apenas asistencia en carretera…, pero si eso deja de importarte, se va a quedar para siempre en tu cabeza».