EPITAFIO EN LA ARENA, una sólida novela policíaca
On 21 agosto, 2018 | 0 Comments

La ópera prima de Antonio Cano, analizada en EL QUINTO LIBRO

El debut literario de Antonio Cano Gómez de la mano de MALBEC EDICIONES con EPITAFIO EN LA ARENA ha merecido la atención esta semana del blog literario EL QUINTO LIBRO; a través del también escritor MALBEC, Alfonso Gutiérrez Caro, se afirma que nos encontramos ante una sólida novela policíaca inspirada en el misterioso crimen de las tres copas ocurrido en los años 60 en Mazarrón.

Antonio Cano construye en su ópera prima, como señala EL QUINTO LIBRO, “una obra sólida y alejada de estridencias. No es la típica novela policial con varios giros sorprendentes de guión, acción sin descanso y una resolución que, casi por azares del destino, coloca al mayordomo de turno como autor del crimen. Nada de eso. La trama se va cocinando desde el principio a fuego a lento, con el rigor policial que merece, atendiendo a los métodos de trabajo de la época”.

Y es en esta investigación pausada donde Antonio Cano “coloca el foco sobre unos personajes bien desarrollados, que se sienten muy humanos y reales. Pone especial mimo en los personajes principales, pero nunca deja de lado la caracterización de los secundarios, esas gentes del pueblo llano con los que los agentes se entrevistan, con sus costumbres y sus manías, que ayudan a redondear la historia”.

Localización

Punto capital de la novela es la localización, tanto en el tiempo como en el espacio. Como afirma EL QUINTO LIBRO, “nos encontramos con una trama que tiene lugar en la región de Murcia y en el Madrid de mediados de los años cincuenta, en un país con las heridas de la contienda civil aún frescas que intenta salir adelante como bien puede bajo el yugo de la dictadura franquista. Este contexto está bien plasmado en la novela, se siente que la historia pertenece a esa época y no podría darse nada más que allí, saliendo a la palestra numerosos trazos costumbristas que van enriqueciendo la lectura conforme nos adentramos en ella”.

Es una obra “que se siente auténtica, tanto que por momentos es casi como si estuviésemos leyendo la crónica de unos hechos que realmente sucedieron. Su lectura, siempre interesante, adolece de cierta falta de ritmo en algunos tramos cosa que, al menos para mí, impide crear una adicción voraz para acabar el libro de una sentada. La obra de Antonio Cano deja otro poso, es de lectura tranquila, paladeando una prosa cuidada que te va llevando hasta su negro final”.

CRÍTICA AL COMPLETO EN EL SIGUIENTE ENLACE:

Reseña de Epitafio en la arena