El libro que destapa las corruptelas de los parlamentos regionales
On 15 diciembre, 2019 | 0 Comments

Lalo G. Morales firmó ejemplares en CASA DEL LIBRO de EL DEDO EN LA CÚPULA

EL DEDO EN LA CÚPULA es una novela de ficción que destapa y desvela las corruptelas entre políticos y trabajadores ‘especiales’ que se suceden en un parlamento regional español indeterminado, ubicado en el sureste español. La novela de ficción es del cartagenero Lalo G. Morales.

Y este fin de semana, el autor junto al editor de MALBEC, Javier Salinas Ramos, tuvo la oportunidad de firmar numerosos ejemplares de este historia (en la librería de CASA DEL LIBRO en Espacio Mediterráneo de Cartagena) que nace de un singular suicidio tras el cual se van desenmarañando una suerte de acciones poco éticas que tienen como núcleo al político y a sus trabajadores a dedo.

Un licenciado en Derecho se halla recorriendo los parlamentos autonómicos españoles con objeto de elaborar su tesis doctoral, cuando, de escala en uno de ellos, salta a los medios de comunicación la noticia de un suicidio en el que había visitado una semana antes. La inmediata relación que al enterarse establece entre esa muerte y el extraño ambiente que había percibido en la institución mientras intentaba en vano hacer su trabajo, reaviva el instinto de su frustrada vocación periodística y decide regresar a fin de indagar sobre el suceso, alentado además por el recuerdo especial de una funcionaria que había conocido en ese parlamento.

Sobre LALO, el autor de EL DEDO EN LA CÚPULA

Eduardo García Morales, Lalo, nació y creció en Cartagena. Es diplomado en Geografía e Historia y ha trabajado durante más de cuarenta años en la Administración pública, entre las ciudades de Murcia y Cartagena.

Fruto de su experiencia en ese ámbito surge esta novela de intriga y crítica política sazonada en humor. A

firma que escribir para publicar es un trabajo demasiado duro para quien carece de talento, al menos si se quiere hacer medianamente bien y se tiene respeto y gusto por la literatura, razones ambas por las que prefiera emplear, dice, el tiempo de escribir en leer. “Salvo que necesite curarme de nuevo en salud con una medicina preventiva más potente que la mera escritura personal, esta será mi primera y última novela”, asegura.