Blog

COVID-19 nueva normalidad verano 2021
El libro de Javier Salinas Ramos profundiza en las consecuencias de la gran pandemia

Son muchos los lectores de COVID-19 HACIA LA NUEVA NORMALIDAD que están mostrando a la editorial su agradecimiento por ofrecer, de forma abierta, clara y documentada, el camino que lleva la sociedad global derivado de esta Nueva Normalidad y de la enfermedad Covid-19.

Es el caso de María Dolores González Velasco, que ha destacado a el excelente análisis geopolítico que realiza el autor, Javier Salinas, a la sazón, editor de MALBEC.

Y es que este libro, un ensayo político, sanitario y social, apto para todo tipo de lectores pero especialmente dirigido a mentes despiertas, abiertas y críticas, va más allá de las hipótesis sobre el origen del coronavirus, su evolución y extensión.

COVID-19 HACIA LA NUEVA NORMALIDAD habla de un aterrador futuro inmediato; además de la reducción de la población global, caminamos hacia un macro estado represivo con vigilancia, control y aniquilamiento progresivo de las libertades en base a un supuesto bien común y apoyado en el miedo a la muerte y certificado por un pensamiento único. “Es algo que se ha estado fraguando durante años pero ahora todo se está acelerando”, apunta Javier Salinas.

Arquitectura de la opresión

En el libro, Javier Salinas hace referencia a la arquitectura de la opresión que comienzan a imponer las élites financieras, las que buscan formar su estado globalizado de pensamiento único y teledirigido.

A medida que se extiende el autoritarismo, que proliferan las leyes de emergencia, que sacrificamos nuestros derechos, también sacrificamos nuestra capacidad para detener el flujo hacia un mundo menos libre.

¿Usted realmente cree que cuando la primera ola, una segunda ola, la décimo sexta ola del coronavirus sea un viejo recuerdo olvidado, estas atribuciones no se mantendrán? No importa cómo las estén usando en este momento, pues lo que están construyendo es la arquitectura de la opresión: programa de vigilancia y espionaje a nivel mundial. Sacrificar estadios de privacidad no es más que perder parcelas de libertad y vivir bajo el yugo de un ente superior; y hay muchas maneras de imponerlo: hoy es más sencillo con la aplicación de la tecnología más puntera, la inteligencia artificial, sistemas de vigilancia y control…

En el libro se citan los nombres de quienes están en la cúspide piramidal, entre ellos Soros o Bill Gates, promotor del certificado digital global, hoy casi implantado y en Europa ya listo con el nuevo DNI.

Y de otros grandes líderes financieros en la sombra, pero también de sus títeres, la mayoría caras visibles como la gran parte de los políticos que gobiernan la mayoría de los países desarrollados, entre ellos, Pedro Sánchez.

AGENDA 2030

Un aspecto que no deja de lado en el libro es la AGENDA 2030, una «camuflada» agenda de las grandes elites de este planeta para imponer su verdadera agenda hacia la creación de un Nuevo Orden Mundial, una nueva forma de gestionar nuestro mundo en función de sus intereses: una gobernanza mundial dirigida por las grandes familias que controlan el Gran Capital y a casi todos los estados y gobiernos.

Se habla de «esclavización total del planeta para 2030». De hecho, la ONU está planeando «nada menos que una tiranía del gobierno global que esclaviza a toda la humanidad mientras llama al esquema desarrollo sostenible e igualdad». La ficción planteada en el libro 1984 «finalmente ha llegado. Y, por supuesto, todo se desarrolla bajo la etiqueta fraudulenta de progreso».

Consecuencias: terrible NUEVA NORMALIDAD

La nueva normalidad no será el resultado de un largo proceso sino la imposición de unos gobiernos empoderados por nuestro miedo», señala en The New York Times el periodista y escritor argentino Martín Caparrós.

«Están inflados. Nunca gobiernos democráticos tuvieron tanta cancha para ejercer su poder: les permitimos cualquier cosa porque estamos asustados por la enfermedad, por la muerte presente y prematura. Lo hacen, por supuesto, por nuestro bien; no hay razón más eficaz para hacerte obedecer que convencerte de que es por tu bien, y ahora estamos, con razón o sin ella, convencidos».

Las consecuencias de esta nueva normalidad, además de intensificar el individualismo frente a la socialización natural del ser humano y tan arraigada en países como España o Italia, se están viendo ya en el tejido productivo de todas las naciones del mundo. Se habla de una destrucción controlada de la economía y de la sociedad.

En esta nueva normalidad, el miedo ganará enteros; temor al vecino por si está contaminado, incluso a sus mascotas, a sus hijos, a sus enseres. Tenemos miedo de lo que nos rodea, de quien nos rodea. Muchos viven esta situación bajo el síndrome de la cabaña y empiezan a tener problemas para salir con tranquilidad al exterior.

Estado Global Onmipotente

El confinamiento se ha convertido en lo seguro, la calle en lo que nos hace más vulnerables. Y ante ese temor, ante esa incertidumbre, el aislamiento ante reducción de empresas, caída de tejido productivo privado e independiente, más gente en la calle, con las manos cruzadas, más personal dependiente en el marco de esa nueva normalidad. Y su cura: una renta básica universal.

La nueva normalidad bien podría representarse como un Estado Global Omnipotente (en continuo estado de alerta), paternalista (que nos trata como niños que no sabemos conducir nuestras vidas y nos tienen que guiar hasta para ir al baño) y, por ende, todopoderoso: sometería la libertad y los derechos a la soberanía estatal-globalizada. Los poderes ejecutivos, con los Estados a su servicio, interpretarían el «bien común» a su antojo, en plena excepcionalidad decretada por él mismo, para determinar a su criterio la propiedad, las relaciones laborales y la economía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *