Ana Belén Cañete: la escritora cordobesa ya es de MALBEC
On 18 febrero, 2018 | 0 Comments

Brillante autora que debutará con su comedia romántica ¡APARTA, QUE NO ME VEO!

Llega para quedarse y por mucho tiempo. ¡APARTA, QUE NO ME VEO! es la sorprendente comedia romántica y ópera prima de una escritora cordobesa que dará mucho de qué hablar. Se trata de Ana Belén Cañete Jiménez. Es el nuevo y esperadísimo fichaje de Malbec Ediciones. Pronto todos podremos leerla.

Tal y como señala el editor, Javier Salinas Ramos, «esta historia, romántica, divertida y muy entrañable, es algo que buscábamos en esta editorial. Se trata de una novela muy fresca y entretenida, susceptible de llegar a miles y miles de lectores. Es nuestro deseo y el de la autora«.

La autora Ana Belén Cañete, natural de Luque, Córdoba, es Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas y amante de los libros. Tras finalizar el Máster en Gestión Estratégica e Innovación en Comunicación, decidió volver a escribir y desde entonces lo hace diariamente en su cuenta (@ana_bolboreta, hasta ahora anónima) de Instagram.

En 2016 ganó el XIX CERTAMEN DE JÓVENES CREADORES (Modalidad de poesía de la ciudad de Ávila) y ha quedado finalista y seleccionada con varios microrrelatos en estos últimos meses. ¡Aparta, que no me veo! es su primera novela y asegura que el proyecto con el que más ha disfrutado hasta la fecha.

Pero, de qué va la novela…

Inés es una joven cordobesa que lleva una vida tranquila y estable hasta que un día de Navidad recibe un regalo en forma de foto que hace que Inesastra, su alter ego, despierte de su letargo y presa de la rabia, el dolor y la gripe acompañada de fiebre, toma una decisión un tanto precipitada. Decide regalarse un viaje, unas vacaciones, un descanso temporal o un cambio de vida, no lo tiene claro, pero ya está hecho y no piensa cambiar de idea, o si, lo que provoca una discusión continúa con su otro yo.

Recibir un mensaje en el móvil en el que puedes ver perfectamente como tu pareja te está siendo infiel le parece motivo suficiente como para darse un capricho y por ello decide viajar hasta una isla paradisíaca, playa, sol, cócteles… lo que no tiene en cuenta es que el invierno en Menorca dista mucho de las fotos que cuelgan las tour operadoras en Internet y si al mal clima le sumamos su desastrosa situación sentimental y emocional, el resultado no puede ser otro que una lluvia interna constante. Pero nunca llueve eternamente e Inés intentará levantar cabeza, salir a flote, hacer las paces (o al menos dejarlo en tregua) con Inesastra.

En el proceso de recuperación Inés hará amigas nuevas, conocerá a chicos, encontrará trabajo, querrá dejarlo todo, volver a casa, se enamorará, creerá haber encontrado su lugar en el mundo, o no… Que Inés e Inesastra se pongan de acuerdo no será tarea fácil.